patrimonio arquitectónico

La historia ha dejado partes de nuestras tierras multitud de elementos que van desde la época de los íberos hasta nuestros días y nos muestran el esplendor que en tiempos pasados lograron estos lugares. Los poblados ibéricos de Batea, Caseres y Gandesa son la primera huella que la historia ha dejado en la comarca. Repoblada por los templarios tras la expulsión de los sarracenos, aún hoy son evidentes los restos de torres y castillos que se levantaran majestuosamente para defender el territorio, como muestra podemos contemplar los restos del castillo de Algars el municipio de Batea, y la torre del prior en Horta de Sant Joan. La arquitectura religiosa se presente en todos los municipios con imponentes edificios románicos y góticos que sorprenden gratamente a los visitantes, destacan la iglesia de San Miguel de Batea construida durante el siglo XVIII de estilo barroco neoclásico; la iglesia Parroquial de San Andrés de La Fatarella iniciada en el siglo XVII, donde el interior es de estilo renacentista con elementos del gótico y la fachada de estilo barroco del siglo XVIII; la iglesia Arxipestral de la Asunción de Gandesa, construida durante el primer cuarto del siglo XIII, de estilo románico en la parte del ábside con ampliaciones hechas en el siglo XVII y la iglesia Parroquial de San Lorenzo en Vilalba dels Arcs, edificio que combina elementos de diferentes estilos, góticos, renacentistas y barrocos donde destaca el esbelto campanario barroco de 40 metros de altura. También cabe destacar el Convento de la Virgen de los Ángeles, o de San Salvador en Horta de Sant Joan constituido por un grupo de edificios de cronologías diversas (XIII-XVII) dispuestos alrededor de un claustro renacentista.

De la arquitectura civil sobresalen los antiguos palacios renacentistas de Arnes y Horta de San Juan y casas señoriales como la casa del pedido situada en Horta. Cabe destacar también las bodegas cooperativas modernistas de Cèsar Martinell situados en Gandesa y Pinell de Brai conocidos como catedrales del vino.

Más opciones para disfrutar de nuestros pueblos