Consorcio Memorial de los espacios de la Batalla del Ebro

En 2001 se creó el Consorcio Memorial de los Espacios de la Batalla del Ebro. Este nos ha encargado de construir una red de centros de interpretación y de recuperar espacios emblemáticos vinculados a la batalla. El centro de interpretación 115 días (Corbera de Ebro) es la puerta de entrada a los espacios de la Batalla del Ebro y la cabeza de una red de centros de interpretación más pequeños, ubicados en Batea, La Fatarella, el Pinell de Brai y Vilalba dels Arcs

espacios históricos

Los barrancos. Vilalba dels Arcs

Línea de trincheras, de la que se conservan cerca de 700 metros, que formó parte de la red de defensa republicana entre Villalba y la Pobla de Massaluca. Aún se conservan buena parte de sus elementos originales, como pozos de tirador, refugios y barracas o líneas de evacuación.

Las Devees. la Fatarella

Posición de retaguardia que formaba parte de la red de protección de la Fatarella. El refugio que se conserva fue levantado por los soldados de la posición, que lo utilizaron como lugar de resguardo y cuarto para dormir. Encima todavía se puede ver parte de la línea de trinchera, en forma de zigzag para facilitar su defensa.

El Pueblo Viejo. Corbera d’Ebre

Situado en lo alto de la colina de la Montera, resto como símbolo mudo de la tragedia de este conflicto. El visitante, en pasear hoy por los restos de calles y entre las casas destruidas, no puede evitar rememorar la violencia de los bombardeos y la desdicha de los cerca de 2.500 habitantes que entonces vivían en la población.

Las Casas caídas. El Pinell de Brai

Estas casas El Pinell de Brai son ejemplo del estado en que quedaron algunos núcleos de la retaguardia republicana después de los combates. La población, de 1.800 habitantes, acogía servicios de intendencia, sanitarios y de descanso, por lo que se convirtió en objetivo prioritario para la aviación y la artillería franquista durante los meses de bombardeos.

Mirador del Bassot. Vilalba dels Arcs

Este sector de Vilalba dels Arcs, dicho así porque tenía una balsa que abastecía de agua la población, fue el escenario de intensos combates entre el 25 y el 29 de julio. Las tropas franquistas de la 50ª división resistieron el durísimo asalto republicano a la población que no tuvo éxito, dejando las huellas de la guerra en buena parte del casco urbano, bien visibles aún hoy.

Sierra de Pàndols. Cota 705 El Pinell de Brai

Conocida como la Punta Alta, su altura permitía el dominio sobre el resto de cotas de la sierra de Pàndols, escenario de duros combates entre el 9 y el 19 de agosto de 1938. La pérdida de esta cota, el 13 de agosto, no supuso, sin embargo, la expulsión de las tropas republicanas de la sierra, que no se produjo hasta el 11 de noviembre.

Trincheras de la Punta del Duque. La Pobla de Massaluca

En medio de una zona privilegiada, con excelentes vistas sobre el río Ebro, se puede descubrir todo un entorno fortificado que formó parte de la línea defensiva construida a lo largo del río Algars para proteger el territorio de una invasión franquista. Los senderos rehabilitados permiten recorrer los caminos de los soldados republicanos durante los más de cien días de batalla.

Coll del Moro. Gandesa

En lo alto de una pequeña colina, ubicado al oeste de Gandesa, los mandos franquistas instalaron su observatorio, desde el que se dominaba todo el frente. Desde allí, el propio general Franco dirigió la tercera ofensiva contra las defensas republicanas en septiembre de 1938.

Fuerte de Millet. Caseres

Esta fortificación pertenece a la línea defensiva de Algars, creada por la Generalitat en 1937 para detener la ofensiva que se esperaba desde Aragón. El conjunto, dividido en dos espacios, incluye todos los elementos que caracterizan estas instalaciones: un refugio antiaéreo, galerías para acoger piezas de artillería, trincheras y un depósito de agua.

Fort de en Blario. Batea

Este fuerte es otra de las instalaciones que integraban la línea defensiva de Algars. Además de los elementos propios de este puntos fortificados (refugios, galerías y puntos de artillería), el espacio proporciona unas vistas inmejorables sobre los espacios de la batalla del Ebro.

Memorial de las Camposines. la Fatarella

A los pies de la ermita de San Bartolomé, este espacio fue concebido como un monumento a todos los participantes en la batalla, se pueden encontrar las placas que recogen los nombres de los muertos y desaparecidos identificados hasta el momento y un osario donde se depositan los restos de los soldados que, aún hoy día, aparecen en el territorio.

Estación. bot

Ubicada en el centro del actual trazado de la Vía Verde, en 1938 la estación del ferrocarril de Bot era la última parada de los convoyes nacionales que llevaban tropas y material para alimentar el frente del Ebro.

Más información en www.batallaebre.org